domingo, 18 de mayo de 2008

UNA MALA COPLA


Tratame como a uno de tus clientes... por favor!!!

Esto bien podría ser el comienzo de una mala copla, pero no. Es el comienzo de una discusión en mi casa. Quién fuera cliente de mi marido! Pero desgraciadamente soy tan sólo su mujer y eso me quita muchos puntos de cara a una negociación. No vengo con beneficios numéricos de la mano, traigo quejas, peticiones formales, acuerdos sin contrapartidas y muchas veces más que beneficios, pérdidas. El problema es que mi contrato con él, en principio es indefinido y a todo riesgo. De los cientos de rivales (clientes de mi marido) yo, minúscula criatura, estoy en la cola de la cola. Llega uno nuevo y a bajar otro puesto... y sigo cual cirineo arrastrando peticiones claras:
  1. Más tiempo juntos y la calidad de ese tiempo de entrega total a mí y mis gustos y aficiones
  2. Nada de terceras personas (entiéndase en este caso clientes)
  3. Nada de móviles y oficinas de guardia
  4. Nada de quitarme a mi para que se ponga uno de ellos


Por eso antes de cualquier petición o negociación le canto siempre:


"Tratame como a un cliente, te lo pido... por favor!

mirame siempre de frente y dame "to" la razón.

tratame como a un cliente, te ruego de corazón



4 comentarios:

Mari dijo...

No desistas en tu empeño reivindicativo a veces les cuesta darse cuenta que estamos en sus vidas,yo acabe mandandole con su mamá,suerte y un beso

Luis dijo...

Brillante!

SIL dijo...

Sí, mejor tomártelo con filosofía y ahorrarte disgustos!

Marta Salazar dijo...

yo diría, si me permites opinar, que tú eres...

no la cliente!

sino la accionista mayoritaria de la empresa!!!

con un 95% de las acciones!

así que, que se ubique y te trate como te mereces!

saludos!